7 tips que te ayudarán a tener una video-entrevista perfecta.

Texto por Gabriel Puglisi

Llegó el momento: te quieren conocer. Por fin vas a optar a ese puesto de trabajo que está hecho para ti… pero esta vez, no es la típica entrevista de despacho, tienes una videollamada. ¿Por qué una videollamada? Pues porque se evitan desplazamientos, es más ágil y además permite involucrar a más personas en el proceso de una forma sencilla, intuitiva e instantánea.

Desde Growara, que somos una freaks de la tecnología y su impacto en los recursos humanos, queremos que nuestra experiencia te sirva para estar mejor informado y preparado.  Por eso, te traemos 7 tips que te ayudarán a tener una videollamada perfecta.

Con respecto a la videollamada

Hay una serie de cuestiones básicas para asegurar una videollamada fluida y sin incidentes:

1. Lugar de la entrevista

Valora donde harás la entrevista. Elige lo que quieres enseñar y cómo es el plano que verá tu interlocutor. Todos los detalles suman. Busca un sitio cómodo, privado, silencioso, y a ser posible con una pared blanca de fondo, para que contraste contigo y no llame más la atención ella que tú. Recuerda que “la estrella” de la videollamada eres tú, no tu casa 😉

Prepara la habitación antes de comenzar, pon el móvil en silencio, avisa a las personas de tu casa (si la hicieses allí) de la duración aproximada de la entrevista para evitar interrupciones innecesarias y si pueden, que sean los “guardianes” del silencio. 

Prepárate siempre para los imprevistos y recuerda que las cámaras pueden moverse, así que hay que ser precavido con lo que podría llegar a mostrarse de forma involuntaria.

2. Conexión/equipo

Básico y fácil. Comprueba el funcionamiento de tu equipo, ya sea tablet, móvil o PC, que tenga batería y no haya actualizaciones pendientes. Comprueba tu conexión a internet, evita que la conexión esté saturada (por ejemplo, descargando grandes archivos en ese momento). 

Haz una videollamada de prueba para adelantarte a posibles problemas que surjan en el último momento (si no la has hecho nunca, la Ley de Murphy puede hacer acto de presencia). Seguro que no quieres perder tiempo valioso para hablar de ti y de tu experiencia, en estar conectando, re-conectando, preguntando una y otra vez si se oye, caras congeladas con el peor gesto posible, etc…

Aquí nos vale la regla de ¿QHSFP? (“¿Qué haría si fuera presencial?”) Si me tuviese que desplazar a un sitio que no conozco, seguramente miraría antes Google Maps, o estudiaría cuál es la mejor manera de llegar con tiempo.

3. Auriculares/micrófono

100% recomendado: utilizar cascos y micrófono (a día de hoy casi siempre vienen integrados). No queremos que todo el mundo escuche nuestra entrevista, tampoco queremos el eco/distorsión generado por los altavoces/micrófono, y queremos oír lo mejor posible al entrevistador. Probar previamente que todo funciona y al volumen adecuado te ayudará a poder comunicarte mejor. Nosotros utilizamos mucho esta página para hacer videollamadas: Whereby. Nos funciona genial.

Con respecto a ti

De igual manera, hay una serie de cuestiones que solemos olvidar cuando estamos en una videollamada y no en una entrevista presencial. 

4. Postura y movimientos

Por el hecho de estar realizando la entrevista mediante videollamada no significa que no se note nuestro lenguaje corporal, ya que nuestros gestos acentúan lo que decimos.

Recuerda que los movimientos nerviosos, una mala postura, o el toquetear cosas a tu alcance puede generar “ruido” que dificulta la comunicación con el entrevistador.  Busca una posición natural, que te permita proyectar la voz con claridad, y sumar algo de expresividad cuando tus gestos apoyen tus palabras.

5. Mirada

¿Alguna vez has hablado con alguien que no te mira? Si es así, habrás notado que la sensación de “desconexión” dificulta el diálogo. Imagínate ahora no solo esta situación, sino además que la otra persona no te conoce, y como broche final, esta persona está intentando conectar con tus capacidades. 

Mantener una mirada al frente y a la cámara ayuda a comunicar y crear lo que se denomina “rapport” (conexión). Al final lo que queremos es que se nos entienda lo mejor posible, ¿verdad?, y una mirada en ese momento a la cámara, es igual de positiva que una mirada a los ojos del entrevistador en una charla presencial.

6. Ropa

Parece una obviedad, y aun así seguimos cometiendo algunos errores importantes. Tan errado es la falta como el exceso. Aquí no hay una regla general, pero seguro que si has investigado un poco la empresa por la que te interesaste, habrás descubierto cual es su “dress code” y qué tipo de ropa encaja mejor con su cultura en ese sentido.

El estar realizando la videollamada en casa, puede relajarnos en exceso y  hacernos infravalorar la importancia de una correcta indumentaria alineada con el puesto y la imagen de la empresa. Si tenemos claro que no iríamos a una entrevista presencial con determinada ropa, ¿por qué lo haríamos en una videollamada? 

7. Nombre de usuario

Dependiendo la plataforma o herramienta para realizar las videollamadas, este punto tiene diferente grado de relevancia. ¿Te imaginas presentarte a un posible empleador como te_robo_todo666? Para evitar esto, lo ideal es tener una cuenta de correo y usuarios para cuestiones relacionadas solo con el trabajo. Nos evitamos rastreos indeseados de nuestro usuario, y no damos una imagen negativa de forma colateral.

Como puedes ver, no te hemos descubierto América, son solo unos tips sencillos desde nuestra experiencia y basados en los problemas más habituales que solemos ver al entrevistar gente. 

No existe una guía universal de cómo hacer bien una entrevista, pero recuerda: el objetivo es que la otra persona llegue a saber qué es lo que tu sabes y todo lo que puedes aportar a la nueva empresa. Todo lo que ayude a la comunicación es bienvenido. 

No lo olvides: las personas no somos robots, nadie espera entrevistar a uno.

Dejar un comentario