El análisis de datos y el área de gestión de personas: la simbiosis perfecta para tu organización.

Texto por Claudia Barrios

 

En los últimos años la tecnología y el análisis de datos han facilitado el trabajo de los profesionales de recursos humanos en cuanto a la gestión de las personas y el talento. Este tipo de herramientas se utilizan con el objetivo de tener una mayor y mejor visión sobre diversos aspectos de los colaboradores y la manera en la que trabajan y se relacionan en la empresa. A parte de esto, las empresas pueden obtener información sobre otros aspectos que aporte mucho valor a la organización.

En este post nos centraremos especialmente en los pasos a seguir para una buena gestión, atracción y fidelización del talento mediante el uso de Big Data.

1. Hacer un análisis y mapa del talento. Se trata de recopilar y analizar los datos de los colaboradores actuales en términos de gestión de su desarrollo. Esto nos permitirá identificar lo que es realmente importante para tener crecimiento en la empresa y determinar así el “talento objetivo” al que vamos a dirigir nuestra estrategia de contratación.

2. Implementar una estrategia de fidelización de talento. Las empresas que tienen una alta rotación de personal terminan invirtiendo el dinero de forma poco eficaz. Con la ayuda del Big Data, podemos saber quién se está yendo y porqué, y además, nos permitirá crear un plan de acción para fidelizar en base a sus necesidades concretas a los empleados que deciden quedarse en la organización.

 

 

3. Hiring de calidad. Las empresas toman mejores decisiones a la hora de seleccionar a una persona mediante el análisis de su perfil en redes sociales, bases de datos, test, etc. Por ejemplo, contactar de una manera personalizada a profesionales para ocupar un puesto determinado a través de su perfil de LinkedIn, aunque no esté en búsqueda activa de empleo (Handpicking).

4. Medir el nivel de compromiso. El uso del análisis de datos te permite tener bajo control muchas cosas que en ocasiones parecen intangibles, como a qué horas los trabajadores son más productivos, o la formación que motiva al equipo y el grado de de reconocimiento que reciben en la organización.

Como podemos ver, la implementación del análisis de datos y un uso correcto de él permite a nuestras áreas de gestión del talento dar un salto cualitativo en cuanto a la manera de trabajar como en el desarrollo de las personas, tanto las que forman parte de la organización como futuros talentos. También nos ayuda a tener una visión mucho más amplia, objetiva y predictiva de toda la estructura que sostiene nuestra empresa.

Posts Relacionados

Dejar un comentario