Las empresas gacela: la innovación como fenómeno.

Texto por Francesco Verdone

“Cada mañana en el África, un león se despierta; sabe que deberá correr más rápido que la gacela, o morirá de hambre. Cada mañana, cuando sale el sol, y no importa si eres un león o una gacela, mejor será que te pongas a correr”.

En el contexto de las organizaciones, cada vez se menciona más el adjetivo gacela para indicar aquellos negocios que tienen un crecimiento constante, rápido y superior a la media, tanto en facturación como en creación de empleo. El símil con el animal está muy bien elegido porque ambas son ágiles, pequeñas y corren mucho. 

Según la revista Forbes, son un fenómeno empresarial aupado por el impulso innovador capaces de crecer deprisa en poco tiempo y de crear más empleo que otras de similares características. 

Aunque no tienen por qué ser “startups”, ambas tienen una fuente común: la innovación. “Nuestro estudio no solo demuestra que la innovación es una condición necesaria para convertirse en empresa gacela, sino que, además, aporta evidencias de que este tipo de empresas tienen una mayor probabilidad de supervivencia en el tiempo. En concreto, la probabilidad de que una empresa gacela no cese su actividad es seis puntos porcentuales superior a la observada por parte de las no gacelas. Una mayor resiliencia en un mercado más competitivo es, sin duda, una muestra de que su éxito no es una cuestión puntual o fugaz”, señala Aleix Pons, director de Economía y Finanzas de la Fundación Cotec.

¿Cuáles son los requisitos para que una empresa sea considerada “gacela”?

  • Suele tener entre 2 y 5 años de vida.
  • Que se haya constituido a partir del 2009 y sea una plantilla joven.
  • Durante 3 años seguidos mantienen el crecimiento de entre el 20 y el 25%.
  • Su rentabilidad suele ser superior al 15% con respecto al año anterior.
  • Su foco está en mantener el equilibrio entre crecimiento, gastos y beneficios.
  • Se considera como una pequeña pyme ubicada en una grande ciudad.
  • Se compone de una plantilla reducida, polifacética e internacionalizada.
  • Tiene gran capacidad de innovación en producto y procesos organizativos.

Empresas gacelas en España…

En España, se calcula que hay unas 30.000 empresas que cumplen con los requisitos que hemos mencionado anteriormente y su mayoría están ubicadas alrededor de una gran ciudad. 

Un estudio presentado por Informa sobre Empresas Gacela en España, recoge un aumento de empleo dentro de dichas compañías del 79%, entre los años 2011 y 2014. Cataluña y Madrid son las comunidades españolas que presentan una mayor concentración de este tipo de compañías, con un 19% y 16%, respectivamente.

Según los últimos datos del 2015, en España están contabilizadas más de 3.600 empresas gacela de un universo de 97.063 compañías, representan el 6% del tejido empresarial, pero son responsables de más del 40% de la creación neta de empleo, y han generado más de 145.000 empleos.

Un caso de éxito que tenemos en España es Skylife Engineering, fundada en 2011 en Andalucía y especializada en el diseño e investigación aeroespaciales. Tiene entre sus clientes al gigante europeo Airbus. Su cofundadora, María Ángeles Martín, señala a Forbes las dificultades para crear y financiar este tipo de iniciativas empresariales. “España es un país en el que no es fácil crear y hacer crecer empresas porque seguimos sin una apuesta decidida por la investigación y la innovación. Sin embargo, gracias a la crisis y a la creatividad, se han creado algunas empresas con mucho potencial, […] innovadoras y altamente cualificadas y especializadas. La excelencia y un nuevo modelo de negocio hacen posible la generación de empresas gacela”.

Otro ejemplo que tenemos en España es como la especialización en la cría de roedores ha sido uno de los motores que ha impulsado a la empresa Xaraleira, ubicada A Coruña, a ser una empresa gacela. Según el ranking de Iberinform ha pasado de unas ventas, en 2012, de poco más de 50.000 euros a más de medio millón en solo tres años. Y 2016 cerró con un crecimiento del 10% con respecto al año anterior.

Según José María Vilaboy: “no fue bueno, porque estábamos en modo consolidación y desarrollo de nuevas líneas de negocio. También es cierto que el equipo estaba cansado del ritmo de trabajo que hemos tenido durante estos años de crecimiento. Y decidimos bajar el pie del acelerador y relajarnos el primer semestre de este año para empezar, a partir de mediados de agosto, a arrancar otra vez el Ferrari”.

Empezó criando roedores como alimento vivo para zoos y centros de recuperación de aves y pronto lo amplió a alimento congelado, también para consumo de depredadores; lo que le permitió abrirse a mercados internacionales. Después desarrolló otra línea de negocio: venta de roedores (hámster, chinchillas, cobayas, etc.) como mascotas para tiendas de animales y también se volcó en otra línea, dirigida a centros educativos. Vilaboy no duda en reconocer que han sido empresa gacela, pero hasta 2016 y asegura que no van a dejar de crecer en su especialización, “pero no vamos a hacerlo al ritmo que lo hemos venido haciendo hasta ahora. Tenemos o teníamos la mayor parte de nuestros huevos en la misma cesta, al haber dedicado muchos recursos y esfuerzos a un solo y gran cliente, pero debemos estar preparados por si hay cambios en el mercado”.

En el informe Cotec se recoge un estudio que analiza la evolución de las empresas gacela españolas a lo largo de 25 años (1990-2014). De este modo, se pretende comprobar cuál es la influencia del elevado crecimiento de estas empresas sobre el empleo y analizar cómo evolucionan con posterioridad a haber alcanzado el crecimiento que permite su catalogación como empresa gacela:

  1. Aproximadamente suponen un 6% del total de empresas y menos de un 4% lo son por encima del crecimiento de su respectivo sector (empresas hipergacela). 
  2. El número de empresas hipergacela es mucho más estable en el tiempo y apenas se ve influido por el ciclo económico o la evolución propia del sector. 
  3. Son ligeramente más pequeñas que las no gacela y claramente me – nos jóvenes. 
  4. Su crecimiento tiene un impacto positivo en la creación de empleo.
  5. La mayoría de las empresas gacela sigue creciendo posteriormente, tanto en ingresos como en empleados, más que las empresas no gacela, aunque a un ritmo mucho más moderado. 
  6. La mayoría de las empresas gacela lo son sólo una vez y sólo entre un 8 y un 15% lo son tres o más años. De estas, más del 80% lo son en años consecutivos. 
  7. Las empresas gacela tienen menor probabilidad de fracaso que las no gacela

Y tu compañía… ¿se identifica más con una PYME, un corporate, una startup o, por qué no, con una empresa gacela?

Posts Relacionados

Dejar un comentario